• Aventura y deporte

    Faraya en Quad

    Ya os contamos en otro artículo que las pistas de esquí del Libano son toda una atracción turística en la época invernal, aunque hoy os vamos a hablar del resort de Faraya, y lo que ofrece en los meses de verano.

    Estamos tomando algo en la terraza de Rikky´z, un chalet de madera que recuerda  a la casa de 1080 snowboarding; en otras palabras, una casa grande de estilo que podría estar en Aspen o en Jackson Hole. Allí tomamos un expresso Martini disfrutando de las vistas. Las colinas de Faraya todavía conservan algunos neveros en las laderas de umbria y al fondo se ve el cartel de Faraya resort al más puro estilo de Hollywood.

    De repente, un rugido viene desde la carretera, un rugido que recuerda a Mad Max; y es que ya están llegando los quads y buggies en fila india. Aparcan justo detrás del Rikky´z. Pero durante poco tiempo. A continuación nos ponemos a los mandos de las fieras y nos adentramos por caminos y senderos hacia el corazón del valle. Las vistas son impresionantes, el polvo se levanta y las sinuosas sendas nos enseñas un Líbano mágico.

    Si te gusta el motor, esta actividad es obligatoria durante tu estancia en el Libano

  • ski resort laclouq
    Aventura y deporte

    Esquí por la mañana y playa por la tarde

    Durante los últimos de abril y hasta incluso mediados de mayo , dependiendo de si ha sido un buen año de nieves, el Libano ofrece algo único en el mundo: esquiar por la mañana y darse un baño relajante en la playa por la tarde.

    ski resort laclouq

    La pista de esquí de Laclouq se encuentra en el medio del país, en un altitud que va desde los 1600 metros a los 1900, y con sus 10 kms esquiables, permite al esquiador disfrutar de la nieve a lo largo de toda la mañana y a mediodía coger el coche durante tan solo media hora, y llegar al nivel del mar, a Byblos, para comer y darse un baño en la playa.

    Os recomendamos el restaurante Babel Bahr, situado sobre un acantilado y con unas excelentes vistas de Byblos. Su hummus es exquisito y queremos remarcar también su postre Ghazlieh, para los más golosos.

    Después, ya podemos ir a la playa para que las cansadas piernas del esquiador se relajen con las aguas del Mediterráneo, el salitre y el sol luminoso de las tardes libanesas. Existen muy pocos lugares en el mundo en el que el acceso desde las pistas de esquí a la playa sea tan fácil y rápido.

    Como veis, el Líbano es un país con un sinfín de posibilidades.